El descenso que se produce en la generación de residuos por el cierre total de la hostelería y de la mayoría de los comercios y tiendas no se produce en los hogares, donde debido al confinamiento se genera más basura al estar más gente y más tiempo en casa. Desciende el uso de los puntos limpios porque no se consumen productos como muebles o electrodomésticos ni se hacen obras.