Diez ciudades industriales europeas se embarcan en una transición ecológica conjunta
17 dic. 2023
Durante los próximos dos años, las diez ciudades que conforman la red URBACT In4Green colaborarán para idear soluciones locales que aborden los desafíos de la transición industrial.


 

Estas ciudades han cosechado los beneficios del desarrollo industrial histórico, brindando empleos bien remunerados y oportunidades comerciales a sus residentes. Sin embargo, los impactos del cambio climático, la globalización y los avances tecnológicos están afectando a las empresas industriales en estas ciudades europeas. Muchas se han visto obligadas a cerrar o reducir significativamente sus operaciones, especialmente en lugares donde el 35% de la población trabaja en el sector industrial, lo que conlleva consecuencias profundamente negativas.

Las ciudades de la red In4Green aspiran a avanzar hacia una transición ecológica, mitigando las emisiones contaminantes y mejorando la calidad de vida de sus habitantes. Lograr esto requiere una transformación, fortalecimiento y adaptación de sus respectivos sectores industriales, un proceso que variará significativamente para cada ciudad. Sin embargo, el objetivo es desarrollar enfoques y soluciones que puedan compartirse y replicarse.

Solingen, la ciudad de los cuchillos

Solingen, una ciudad alemana cerca de Düsseldorf, ha estado produciendo los mejores cuchillos y espadas durante más de diez siglos. El noventa por ciento de las empresas de cubertería alemanas tienen su sede en esta ciudad, donde también hay una fuerte presencia de otros sectores industriales como el galvanizado. La Dra. Elke Moosbach es la directora ejecutiva de la centenaria empresa Moosbach & Kanne Electroplating, una PYME que ha logrado reducir su huella de carbono en un 45% en los últimos años al invertir en eficiencia energética, ahorrando hasta 500,000 euros en energía.

"Nuestro mayor desafío es cómo obtener calor en invierno a partir de fuentes renovables, especialmente desde que el precio del gas natural se disparó debido a la guerra en Ucrania", dice la Dra. Moosbach.

Su empresa tiene un proyecto para un sistema basado en biogás con recuperación de calor y alta eficiencia, que podría contribuir a los objetivos de transición verde europeos en la industria, pero la inversión es muy alta y el acceso a subvenciones es muy difícil.

Avilés: la ciudad de la innovación

Víctor Fernández ha trabajado en Avilés Empresas durante más de 20 años, ayudando a la estructura empresarial local a adaptarse a los nuevos desafíos de la transición industrial. Nació en esta pequeña ciudad del norte de España y recuerda el olor y la neblina en el aire generados por la industria del coque y el acero.

Víctor asegura que "teníamos la contaminación completamente normalizada e interiorizada. Aquí tenemos un fuerte vínculo con la industria, porque  prácticamente todos tenemos un familiar que trabajó en ENSIDESA".

Empresa Nacional Siderúrgica, S.A. (ENSIDESA) fue una gran empresa pública española que tenía una planta siderúrgica integral en Avilés. Esta planta significó la transformación urbana, económica y social del distrito de Avilés y se convirtió en la mayor acería de España. En la actualidad, sus instalaciones aún pertenecen a la multinacional ArcelorMittal, cuyo principal centro de I+D está ubicado en Avilés, gracias a la colaboración con el Ayuntamiento, que ha cooperado en la creación de 12 centros de I+D público-privados.

Dabrowa Górnicza y su Zona Económica Especial

ArcelorMittal tiene otra fábrica en la ciudad polaca de Dabrowa Górnicza.

"Hace décadas, esta fábrica empleaba a 50.000 personas, pero con el cambio en los procesos industriales y la actividad de la planta, ahora solo emplea a 5.000", dice Ewa Fudali-Bondel, jefa de la Oficina de Desarrollo y Asistencia a Inversionistas del Municipio de Dabrowa Górnicza, una ciudad de tamaño mediano ubicada en el área metropolitana de Katowice.

La reducción de la planta siderúrgica llevó a un fuerte compromiso con la creación de una Zona Económica Especial en las afueras de la ciudad. El municipio compró el terreno y adelantó inversiones y construcción de infraestructuras.

"No fue fácil convencer al gobierno local para aprobar el proyecto, pero ahora estamos empezando a ver resultados con las primeras empresas tecnológicas estableciéndose en nuestra ciudad".

Sin duda, una historia de éxito en la atracción de inversiones.

Sabadell y su industria textil

Joan Santamaria es propietario y CEO de Hilaturas Arnau en Sabadell, España, cerca de Barcelona. Esta empresa familiar de tercera generación ha estado produciendo hilos de alta calidad para marcas como Burberry durante más de 75 años. La reubicación de la industria textil ha obligado a la empresa a reinventarse:

"Ahora trabajamos con nuevas fibras técnicas recicladas, como para-aramida, de chalecos antibalas en desuso, para la producción de hilos y tejidos técnicos para usos industriales y de protección", explica Joan.

De esta manera, además de mantener la actividad industrial, contribuyen a la economía circular del sector textil.

Famalicão protege su industria

Augusto Lima es concejal de Desarrollo Integrado, Economía y Emprendimiento en el municipio de Vila Nova de Famalicão, una ciudad portuguesa de tamaño mediano cerca de Oporto. La industria textil siempre ha sido muy importante para esta ciudad:

"Durante la crisis económica de finales de la década de 1990, resistimos la pérdida de nuestra industria, aunque nos aconsejaron reconvertir nuestra economía hacia una basada en servicios", dice Augusto.

Gracias a los esfuerzos del Ayuntamiento y las empresas, han logrado mantener y fortalecer este sector. Como resultado de este esfuerzo, nació CITEVE en 1989, un centro de I+D textil, que actualmente trabaja en innovación, especialmente en la circularidad de la industria a través del proyecto BE@T, en el que investigan cómo reciclar vaqueros, creando hilos para hacer nuevos pantalones vaqueros, o el uso en el sector de materias primas como corteza de pino, cúrcuma, corcho o ramas de vid. Han desarrollado la capacidad de convertir cualquier residuo orgánico de otras industrias en hilos para hacer telas, no solo para la ropa, sino también para los sectores automotriz, aeroespacial y de seguridad.

Deteniendo la pérdida de población en Ždár nad Sázavou.

Martin Mrkos es el alcalde de la pequeña ciudad checa de Ždár nad Sázavou. En 1990, la ciudad tenía 25.000 habitantes gracias al desarrollo industrial. Hoy son menos de 20.000, habiendo perdido un 20% de su población en 30 años.

Según el alcalde, "somos una de las llamadas ciudades en contracción. Nuestro desafío es ofrecer las mejores condiciones de vida para retener a la población y atraer talento e inversión".

La generación más joven en Ždár nad Sázavou ya no está interesada en las oportunidades laborales que ofrece la industria local. Muchos se mudan para estudiar en universidades en Praga y Brno, sin regresar nunca. Y los pocos que regresan se establecen en aldeas cercanas donde la vivienda es más barata y atractiva como vivienda unifamiliar.

Park for the Future es una nueva zona industrial a la que pretenden atraer empresas del sector tecnológico. Además, la ciudad tiene planes para ofrecer trayectorias de formación profesional atractivas para proporcionar nuevas oportunidades a las personas jóvenes sin tener que abandonar la ciudad.

Un desafío común importante

Estas son solo algunas de las historias de las ciudades que forman parte de la red URBACT In4Green y que quieren construir un nuevo futuro verde para sus ciudades y sus habitantes, sin renunciar a su sector industrial. Estas seis ciudades comparten desafíos con Salerno en Italia, Larissa en Grecia, Bijelo Polje en Montenegro y Navan en Irlanda, que también forman parte de la red, y con las cuales quieren descubrir y explorar soluciones e intercambiar las mejores prácticas.

El desafío es enorme e implica descarbonizar y digitalizar el sector industrial, fortalecer la innovación, aumentar la circularidad de la economía, adaptar la ciudad y sus infraestructuras al cambio climático, apoyar a las PYMES locales, así como capacitar y educar a los trabajadores. Este es un desafío que no puede abordar únicamente un ayuntamiento y requiere la participación y colaboración de otras autoridades públicas, el sector privado, la academia y el sector civil.

Las diez ciudades que forman parte de la red URBACT In4Green están comenzando a recorrer un camino juntas que sin duda muchas otras ciudades en Europa tendrán que recorrer en los próximos años.

URBACT In4Green es una red financiada por la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

 

Artículo de José Costero. Urbact Lead Expert de la red In4Green

También te puede interesar...